¿Cómo elegir un buen hosting? Pasos para escoger tu plan ideal

Si quieres dar el siguiente paso y brindar esa profesionalidad a tus sitios web y a tus estrategias de marketing digital, es imprescindible que sepas cómo elegir un buen hosting. ¿Pero cómo hacerlo, de entre el mar de opciones que hay actualmente?

Para que no te abrumes, te damos una serie de pasos para que elijas sabiamente tu próximo servicio de alojamiento virtual y hagas la mejor inversión para tu proyecto web.

Pasos para elegir un buen hosting

A continuación, te mostraremos nuestra lista para que elijas el plan que más te convenga. No obstante, te recordamos que la opción más barata no siempre es la mejor, pues algunos hostings cobran por servicios extras, lo que termina encareciendo su oferta inicial. Entonces, compara y elige con cuidado. ¿Listo?

Haz una lista de hostings para comparar

Estar al tanto de los hostings más populares, es esencial al momento en que estés eligiendo el ideal para ti. Actualmente, entre los más conocidos encontrarás empresas como Hostgator, GoDaddy, Hostinger, Siteground, Dreamhost o Webempresa. Y aunque es probable que unos nombres te suenen más que otros, no bases tu elección solamente en este criterio. Continúa leyendo para que tomes nota de los demás aspectos.

Te dejamos algunas comparativas entre hostings para que puedas elegir con confianza:

Analiza el tipo de hosting que más te conviene

Una vez que tengas en la mira algunas empresas para comparar, lo siguiente será averiguar entre los diferentes tipos de hostings, el que más te conviene. Recuerda que en esencia existen estos tipos:

  • Hosting compartido.- El más popular y barato, pero con posibles problemas de seguridad.
  • Hosting VPS.- Rápido y privado, perfecto para tiendas online, pero más costoso.
  • Hosting en la nube.- Seguro y flexible, pero con poco tiempo de actividad.
  • Hosting dedicado.- Especializado y solo para expertos en desarrollo web.
  • Hosting WordPress.- Optimizado para esta plataforma.
  • Hosting gratuito.- No cuesta, pero estarás invadido de publicidad.

Como puedes ver, no sería conveniente para un desarrollador web elegir un hosting compartido, mientras que un comerciante no podrá escatimar en seguridad al momento de construir su tienda online. En otras palabras, solo eligiendo tu tipo de hosting ideal, sacarás el máximo provecho a tu sitio.

Checa este listado sobre los mejores hostings en México para que te des una idea sobre lo que te ofrecen. Y si tu web es para un comercio electrónico, entonces no te pierdas nuestro artículo sobre los mejores hostings para e-commerce.

Calcula un promedio de visitas que recibes por mes

Desde luego, debes calcular un aproximado de las visitas que recibirás mensualmente. Para darte una escala, los planes más económicos están diseñados para soportar una media de 25 mil visitas al mes. 

Afortunadamente, varios servicios de hosting especifican desde el principio cuál de sus planes coincide más con el rango de visitantes, siendo los más amplios para empresas establecidas. No olvides darle una revisada a este apartado antes de contratar.

Busca opiniones de otros usuarios

No hay mejor publicidad que la que se hace de boca en boca. Y gracias a internet, será mucho más sencillo que escuches de primera mano la opinión tanto de expertos, como de usuarios principiantes, que probaron algún alojamiento web.

Así que empápate de sus veredictos, porque la reputación y confianza de un servicio se construye con base en sus clientes satisfechos. Para darte un ejemplo, mira las opiniones que varios usuarios dieron sobre Hostgator.

como elegir un hosting

Mira los precios

Ahora sí, hora de poner sobre la mesa una de las características más determinantes al momento de elegir un hosting. Si ya te estás preguntando, por ejemplo, cuánto cuesta el hosting para una página web, ten en cuenta que dentro de este mercado suelen manejarse planes que pueden ser mensuales, anuales o trianuales, y entre más tiempo decidas contratar, el precio por mes será más bajo.

Por esta razón, una vez que comiences a analizar entre los planes de pago, te percatarás de que la mayoría de los alojamientos te prometen un precio mensual bajísimo.

Sin embargo, debemos advertirte que tengas la precaución de leer las letras pequeñas. ¿A qué nos referimos? A que ese precio que veas anunciado probablemente no sea definitivo y cambie luego de un año o un mes. Eso sin contar que ciertos hostings pueden cobrar extra por agregar algún servicio no contemplado.

Y siempre ten a consideración que los precios pueden ser un tanto distintos según tu país de residencia. Por ejemplo, los costos de un hosting en España pueden representar una inversión diferente a la que harías en México.

Pero en el lado positivo, todos los hostings tienen por costumbre ofrecer descuentos y cupones para los compradores primerizos; ejemplo de ello son los cupones que ofrece Hostgator, así como los cupones de Sered, por lo que si estás atento, puedes llegar a pescar excelentes rebajas.

Examina el soporte técnico que recibirás

Para muchos expertos, el soporte técnico es el más importante de los puntos para elegir un hosting. Precisamente por el desconocimiento de los usuarios, muchos apenas aprenderán a usar su servicio de alojamiento web al momento de contratarlo, por lo que es vital que sepan dónde pedir ayuda. 

Para esto, asegúrate de que tu hosting te brinde esta atención especializada los 365 días del año, en español y de ser posible, que maneje varios canales de comunicación, pues te adelantamos que no todos serán iguales. 

Entre estos canales encontrarás la vía telefónica, por chat en vivo, por medio de tickets o por email. Por su naturaleza virtual, es poco probable que recibas apoyo presencial, por lo que el soporte a distancia debe ser impecable en sus explicaciones, y extremadamente paciente y amable con sus clientes. 

Aquí te sugerimos una vez más apoyarte en la voz de los usuarios, ya que ellos ya habrán pasado por la experiencia de ser atendidos de esta forma y te expondrán si se sintieron escuchados y atendidos por la empresa.

Estudia las especificaciones técnicas

Es muy probable que muchos interesados en contratar un hosting, no sean precisamente expertos en programación. Sin embargo, es importante que, como mínimo, te asegures de que el plan que vayas a contratar tenga algunos elementos imprescindibles. 

Por ejemplo, varios hostings ofrecen soporte para conocidas plataformas como: Joomla, Prestashop, Woocommerce, u hostings para wordpress en cuyo caso, debes confirmar que soporte la tecnología que vayas a usar, ya sea SQL, PHP, un servidor Apache, etc.

Observa con atención el almacenamiento

Por supuesto, todo sitio web necesita su propio espacio para guardar y respaldar su contenido. De hecho, este es uno de los apartados más llamativos al momento de analizar planes y te darás cuenta de que un espacio decente para los planes más económicos, se encuentra alrededor de los 5 a 10 GB.

No obstante, debes asegurarte de que dicho almacenamiento se encuentre en SSD (unidad de estado sólido, en español), el cual básicamente se trata de una garantía de que tus datos se encuentran en un sistema físico y tangible, que también le provee de mayor rapidez en los procesos.

Si el almacenamiento no especifica el SSD o maneja por ejemplo HDD (unidad de estado rígido), es muy probable que comprometas el rendimiento de tu página.

Fíjate en la estabilidad que tendrá tu sitio

Si te es posible averiguar dónde se encuentran los servidores físicos de un hosting, elige aquellos que se encuentren “cerca” de ti y con esto nos referimos a que al menos estén en el mismo continente, para no sacrificar velocidad. 

También toma nota del ancho de banda, que se maneja de una forma similar a un servicio de internet: entre más amplio, mejor. Y por ello, si llega a reducirse, puede provocar la caída de tu página.

Detecta si el cPanel estará incluido en tu plan

El cPanel es una de las interfaces de control más utilizadas, que sirve para gestionar todo lo concerniente a tu sitio web, desde tus archivos, hasta tus correos y bases de datos. Por tanto, se le considera una especie de intermediario entre el usuario y el web hosting, y su inclusión en los planes está más que sugerida.

Checa si se incluye Certificado SSL

Es importantísimo que verifiques si tu plan incluye el Certificado SSL. ¿Y qué es eso? Un documento virtual que garantiza la seguridad de tus usuarios y la seriedad de tu sitio. Al obtenerlo, su sitio obtendrá el protocolo https, que respalda los datos que el usuario ingrese. Este apartado es tan esencial, que deberías revisar que siempre esté incluido en el plan de hosting que tengas en la mira.

Analiza los aspectos de seguridad informática

Como mencionamos antes, hay ciertos tipos de hosting más vulnerables que otros y por tal motivo, deberían tener incluidos varios aspectos de seguridad, como lo podría ser algún antivirus o firewall.

Pero la seguridad también incluye los respaldos de todos los archivos de tu sitio web. Dicho esto, los hostings suelen ofrecer backups automáticos, que pueden ser mensuales, semanales o diarios. 

Así que observa con cuidado si tu plan incluye el backup automático, porque de ser manual, la responsabilidad de guardar tus archivos será completamente tuya. Y no olvides informarte por si tu proveedor sobreescribe los datos o si guarda copias aparte.

Busca por otros servicios importantes

Finalmente, escoge aquel servicio que te ofrezca más por menos. Para ello, hay una serie de beneficios que facilitarán considerablemente la gestión e imagen de tu sitio.

Bajo esta premisa, checa los apartados de correos corporativos a los que tengas derecho, así como el número de sitios web, derecho a dominios y subdominios (si aplica). Detectarás que estos apartados tienen variaciones notables entre un hosting y otro, así que presta atención para ver cuál te ofrece más. 

Verifica si tienes derecho a periodo de prueba y reembolso

Como nadie nace sabiendo, es más que justo pedir una muestra del servicio que queremos, para saber si vale la pena contratarlo. Por fortuna, varios alojamientos web te dan la oportunidad de contratar sus planes dentro de un periodo de prueba y si no te convence, te devuelven tu dinero.

La mayoría otorgan 30 días de prueba, pero hay otros que te dan hasta 45 días, que son más que suficientes para que experimentes libremente sobre los beneficios de tener un alojamiento web.

Eso sí, lee cuidadosamente las condiciones que la empresa te imponga.

Investiga si puedes hacer una migración

¿Y si ya tienes un servicio contratado, pero deseas cambiarlo? Para ello, varios proveedores prestan el servicio de migración, que dependiendo de algunos factores, puede ser gratuito. La mayoría de hostings responden a esta necesidad, aunque nunca está de más que leas con detenimiento si existe alguna condición que signifique un gasto extra para ti.

¿Cómo escoger el mejor hosting?

En conclusión, el mejor hosting debe tener una combinación ganadora entre calidad y precio. No es recomendable basar una opinión solo en un elemento, como puede ser el precio o la popularidad que tenga la empresa de hosting. Por el contrario, una elección bien pensada analizará que todos los aspectos creen un equilibrio entre las necesidades del usuario, porque nunca habrá uno igual. 

Eso sí, una vez que te has decidido por contratar un servicio de hosting, sin importar cuál elijas, significa que estás dando un paso firme en internet, donde gradualmente tu negocio irá demostrando esa calidad y profesionalismo que tanto quieres ofrecer a tus clientes.

Entérate de las ultimas
Tendencias y novedades del Marketing