Elementos del estudio de mercado, deglosados y explicados

Si eres un emprendedor y decidiste comenzar con tu propia investigación de mercado para conocer a tu público y averiguar cómo resaltar entre tus competidores,  debes saber que este proceso debe cumplir con una serie de especificaciones, mejor conocidas como elementos del estudio de mercado. Aquí te las explicaremos a detalle.

Principales elementos del estudio de mercado

Si cualquier curioso empieza a investigar a fondo sobre el tema de mercadotecnia, se percatará de que estos elementos de los que estamos por hablar, no terminan de estar bien definidos. Es decir que para algunos, por ejemplo, existen seis elementos, pero en una fuente distinta encontrará hasta 20 clasificaciones.

Esto se debe en gran medida a esta dificultad para discernir si un concepto amerita ir dentro de otro o si se le considera mejor de forma independiente. Esto será mucho más notorio si comparas entre distintos tipos de estudios de mercado.

¡Pero no entres en pánico! Aunque hay varias características del estudio de mercado dependiendo de las fuentes consultadas, existen algunas que se mantienen constantes debido a su especial relevancia dentro del método de investigación. Es más, para tu mayor comodidad, te ofrecemos esta ilustración para que lo visualices mejor.

elementos del estudio de mercado

Mercado

Para muchos, podría considerarse el equivalente al campo de juego o el escenario, pues está compuesto de todo el ecosistema de compradores, vendedores, competidores, publicidad, productos (y por ende, precios), y todo aquello que navegue en el mar de ofertas y demandas.

Recopilación de datos

Se trata del alma del estudio de mercado, es decir, la elaboración y aplicación de toda la información que moldeará nuestra futura estrategia de marketing.

En realidad, se podría decir que este apartado es el esqueleto de cualquier estudio de mercado, y con base en él, se desarrollarán los demás elementos. Pero si nos detenemos en este, es porque dentro de lo amplio que es, merece sus propias clasificaciones.

Además, podría afirmarse que es a partir de este punto, cuando el emprendedor comienza a darse una idea sobre la importancia del estudio de mercado.

Fuentes de información primarias

Aquí entra toda aquella información valiosa que se puede obtener directamente del público, a través de entrevistas, encuestas y hasta observación de la competencia, por medio de un trabajo de campo. 

De hecho, es común la práctica de mystery shopping, que trata sobre ir en calidad de cliente a diversos establecimientos de la competencia, con el fin de analizar precios, productos, ubicaciones y cualquier otro dato de importancia para el estudio de mercado.

Fuentes de información secundarias

Se refiere a la información de utilidad que podemos extraer por ejemplo de internet, libros, estudios especializados o hasta investigaciones universitarias. Cualquier dato puede ser relevante para nuestro producto, siempre y cuando nos aseguremos de que las fuentes sean confiables.

estudio de mercado

Producto o servicio

¿Qué ofrecemos? 

Ya sea algo fácilmente percibido por los sentidos o no, estamos hablando de ese beneficio que satisface una necesidad específica del público objetivo y por la cual esperamos a cambio una retribución monetaria.

El producto o servicio es la razón de existir de cualquier negocio y por su naturaleza imprescindible, a partir de él se desglosan otros apartados que cualquier investigación de mercado debe destacar.

Y aunque es muy posible que nuestro producto se parezca a otros de la competencia, es nuestro trabajo como vendedores el resaltar ese extra que nos distingue de los demás, para así alcanzar la ventaja competitiva.

Precio

¿Cuánto cuesta?

A grandes rasgos, se trata de la investigación centrada en establecer una cantidad de dinero que sea equivalente al producto o servicio y que además, sea lo suficientemente rentable para lograr el sostenimiento de la propia empresa.

Este análisis es uno de los más meticulosos dentro de cualquier estudio, pues contempla insumos, materiales, recursos (en el caso del producto) y por ende, todo el capital que se invertirá en su realización y transporte. Tú mismo puedes confirmarlo si comparas varios ejemplos de estudios de mercado

Comercialización

Es la serie de acciones y esfuerzos que un negocio deberá realizar con el objeto de que su producto o servicio llegue hasta el cliente objetivo.

Distribución

¿Cómo viaja el producto o servicio? 

En inicio cualquiera pensaría que solo se trata de hacer llegar el mismo a manos del cliente, sin embargo se suele olvidar que también se incluyen en esta ecuación todos aquellos canales de distribución involucrados, empezando por el del productor a las tiendas, el del productor a mayoristas y minoristas, entre otros. En resumen, todos los diferentes destinos que recorrerá nuestro producto antes de llegar al cliente.

Promoción

¿Cómo me entero del producto? 

Aquí entra el juego el poder de los medios de comunicación para atraer la atención del público objetivo y comenzar con el proceso de persuasión. Desde los anuncios y promociones en redes sociales (de las que te podemos ofrecer varias sugerencias para tu propio negocio) hasta muestras gratis, el punto es darnos a conocer al mundo y comenzar a forjar una identidad. 

estudio del mercado

Clientes

¿A quiénes ofrecemos el producto? 

El cliente engloba ese grupo de personas de las que buscamos detectar sus hábitos de compra y necesidades, con el fin de atraer su atención y entablar una futura transacción. Por tanto, este elemento toma un papel muy activo dentro de los objetivos del estudio de mercado.

Se recomienda encarecidamente que este apartado sea sumamente específico al momento del análisis. Para ello se utiliza una investigación cuantitativa que incluye parámetros de edad, nivel socioeconómico y hasta ubicación geográfica, para adoptar estrategias de acercamiento y persuasión, enfocadas por completo hacia ese sector. 

De hecho, varios expertos sugieren crear un perfil de “cliente ideal”, ya que su visualización facilitará el enfoque que adoptará la empresa.

Oferta

¿Cuánto de nuestro producto podemos ofrecer? 

Se considera aquello que una empresa o negocio ofrecerá al mundo. Íntimamente ligado con la demanda, la oferta se centra en el lado del vendedor, con el fin de que contemple si su negocio cuenta con los recursos para cubrir las necesidades de su público objetivo.

Demanda

¿Cuánto de nuestro producto pide la gente? 

En complemento con la oferta, la demanda se refiere a la medición que se hace a los insumos que serán necesarios para generar el producto o mantener a flote el servicio. Es necesario recordar que no buscamos satisfacer a todo el mundo, sino solo a esa parte de la población que fijamos como nuestro mercado objetivo.

Competencia

Se refieren a todas aquellas empresas, vendedores o similares, que ofrecen productos o servicios muy parecidos o incluso iguales al que tratamos de vender. Al estudiar sus tácticas de negocio, podemos observar cuáles de ellas les son más favorables, para así nosotros implementarlas también en nuestros propios proyectos, con los respectivos ajustes que hagan falta. 

Esta observación de la competencia preferentemente debe formar parte del estudio de campo, ya que la información que se pueda obtener en línea jamás terminará de explicar la conexión humana que habrá formado con sus clientes, y que solo se puede experimentar en vivo.

Como puedes intuir, todos estos conceptos deberán aparecer tarde o temprano dentro de los pasos de la investigación de mercado. Así que te recomendamos que una vez comiences con el tuyo, tengas muy presentes todos estos elementos, ya que se convertirán en los pilares de un emprendimiento exitoso.

¡Recuerda suscribirte!

Entérate de las ultimas
Tendencias y novedades del Marketing